Las ONG religiosas conectan a las bases en la ONU

Las Congregaciones de San José fueron unas de las principales organizadoras de un Evento Paralelo, el 30 de enero de 2018, durante la Quinta y Sexta Sesión de la Comisión para el Desarrollo Social (CSOCD 56), en las Naciones Unidas en Nueva York, del 29 de enero al 7 de febrero de 2018. El tema del Evento fue: “Conectar el desarrollo y los derechos humanos en la erradicación de la pobreza extrema: estrategias para la implementación de la Agenda 2030″ copatrocinado por la Misión Permanente de Observación de la Santa Sede ante la ONU y de otras 9 ONG: Augustinians International, Fondazione Proclade Internazionale-Onlus, Franciscanos International, Asociación Internacional de la Presentación, Pasionistas Internacional, Federación de Hermanas de la Caridad, Hermanas de Notre Dame de Namur, Sociedad de Misioneros Médicos Católicos y el Comité de ONGs sobre Migración.

La “inclusión social” como la clave para abordar la exclusión económica fue el mensaje central del Evento Paralelo. Los panelistas hicieron hincapié en los derechos humanos y el trabajo de las organizaciones religiosas en la lucha contra la pobreza extrema a nivel mundial. Sugirieron que se demuestra que las comunidades con una fuerte cohesión social catalizan el desarrollo sostenible respetando la dignidad de cada persona humana. El evento se centró en el tema prioritario de CSocD 56: “Estrategias para erradicar la pobreza para lograr un desarrollo sostenible para todos”.

La hermana Justine Gitanjali Senapati, csj, Representante de las Congregaciones de San José de la ONU, ayudó en la moderación del Evento, comenzó con un momento de silencio en honor a los más de 700 millones de personas en todo el mundo que viven con menos de u$d 1.90 por día, que es definición de pobreza extrema para el Banco Mundial.

Monseñor Tomasz Grysa, Primer Consejero de la Misión Permanente de Observación de la Santa Sede ante la ONU, dijo, en nombre del Arzobispo Auza, que las comunidades religiosas desempeñan un papel esencial para garantizar que la agenda de desarrollo sostenible se implemente de manera ética. Les dijo a los allí reunidos: “Es esencial para los líderes religiosos, las comunidades y los creyentes, como tantos representados hoy, ayudar a proporcionar, con valentía y perseverancia, lo que podríamos llamar “el alma “o la” conciencia “de la agenda del desarrollo sostenible… Al igual que cualquier cosa buena puede ser mal utilizada, si excluimos de nuestras deliberaciones estas preguntas más profundas sobre el porqué–detrás-del-qué del desarrollo sostenible, entonces la enorme infraestructura de desarrollo internacional podría llegar a utilizarse realmente en algunas circunstancias para socavar el propio desarrollo y la paz que fueron diseñados para avanzar “.

El padre Ajaya Kumar Singh, quien también fue uno de los panelistas del Foro de la Sociedad Civil de este año, habló de las comunidades vulnerables en el este de la India, de la que es director del Foro Regional de Odisha para la Acción Social. El padre Singh, que ha experimentado la mismísima pobreza y tiene conocimiento de primera mano de grupos vulnerables como los tribales, los dalits y las minorías religiosas, planteó las situaciones críticas y complejas de la India. Dijo que si bien el país tiene muchas políticas que promueven el desarrollo económico, el sistema de castas de la sociedad impide la implementación de muchas de estas políticas. Hizo hincapié en la necesidad de la cohesión social y cultural como clave para el desarrollo humano. “No se puede hablar solo desde la perspectiva de la economía”, dijo. “Es una cuestión de dignidad humana, derechos humanos y respeto humano”.

En el sudeste asiático, las Hermanas de la Caridad promueven las necesidades de desarrollo económico y humano a través de cooperativas basadas en la comunidad que brindan capacitación y microcréditos dentro de la comunidad. Su representante de la ONU, sor Teresa Kotturan, compartió el viaje de una mujer llamada Sabitri, que se unió a la cooperativa de mujeres dirigida por las Hermanas de la Caridad, aprendió sobre la apicultura y obtuvo un préstamo para comprar una casa pequeña. Ella le enseñó el oficio a su marido y él lo introdujo en la administración de su granja de hongos. Las habilidades simbióticas permitieron que su familia se convirtiera en uno de los agricultores más exitosos en Nepal. “La parte más importante es acompañar a la gente”, dijo la hermana Kotturan. “Los acompañamos para que ellos mismos puedan ser los que toman las decisiones, y pueden tomar su destino en sus propias manos”.

El padre John Rausch, economista y misionero que trabaja con comunidades empobrecidas de los Apalaches en Kentucky y Virginia (EEUU), enfatizó que el desarrollo auténtico no se limita a acceder a elementos esenciales como comida, ropa, agua y refugio, sino que también incluye un sentido de pertenencia. “Mi trabajo es el desarrollo de personas”, dijo. “También implica promover la pertenencia a algo que los impulsará a una vida mejor”.

La Hermana Elsa Muttathu, una Hermana de la Presentación de la Santísima Virgen María, compartió un breve video documental que destaca los éxitos de 24 familias de Zambia a las que su comunidad sirve a través de cooperativas en las aldeas. Las hermanas promueven no solo el bienestar económico, sino prácticas sostenibles que respetan el medio ambiente y el aprendizaje permanente.
Por ejemplo, si un árbol necesita ser cortado por alguna razón, las familias deben reemplazarlo por dos árboles. Otro requisito es que para que las familias reciban tierras en la cooperativa, sus hijos deben recibir educación. Para muchos países, los sesgos culturales profundamente arraigados pueden ser obstáculos para el avance económico.

Marina El Khoury, representante de la ONU para Franciscanos International, quien facilitó la discusión, dijo que las cooperativas comunitarias deben ser una estrategia importante en el desarrollo económico. “Ponen a la persona en el centro de lo que realmente significa la erradicación de la pobreza”, dijo.

El objetivo del Evento Paralelo fue traer las voces y los esfuerzos de las iniciativas de base a la plataforma de las Naciones Unidas. En el evento se presentaron algunas estrategias usadas en algunos países: India Oriental, Nepal, Zambia y Este de los Estados Unidos América.